Indice y buscador   |  Portada   |  Introducción   |  Bibliografía   |  Autores


AVES PATAGÓNICAS


Aves Patagónicas es una guía de aves de Freebirds, que es un proyecto que alberga distintas entidades, relacionadas a la difusión del conocimiento sobre las aves y su conservación, como Aves Patagónicas, Birding Challenge y Foto Mundo Silvestre.

Es una guía fotográfica porque las fotos son una fuente infinita de información. Todas
las fotografías son de autor y en su inmensa mayoría son inéditas.

El lenguaje utilizado busca ser lo menos técnico posible y su condición fundamental es que su consulta es libre, gratuita y está totalmente abierta a la continua aparición de nuevos datos y a correcciones, modificaciones, revisiones y sugerencias por parte de cualquier persona.


Los fotógrafos, coautores y colaboradores que participan en el proyecto, generan información de campo constantemente. Esta información es incorporada sin recorrer los canales preestablecidos de revisión y respaldo, por lo tanto Aves Patagónicas es un trabajo de divulgación y dista mucho de ser un trabajo científico. No obstante, los datos publicados son lo más cuidadosos y responsables que se puede dadas estas condiciones.

Cuando se genera algún conflicto entre el material de las diferentes fuentes, se publican todas las versiones con su correspondiente explicación, excepto en los casos en que nos inclinamos hacia una, otra, o una nueva postura. En estos casos, igualmente, se detallan las explicaciones correspondientes.

Por tratarse de una guía fotográfica, generalmente no hay descripciones; pero a veces se detallan plumajes y otras características, sobre todo en casos que se prestan para confusión, como el de algunas subespecies (Zonotrichia capensis, etc.), algunas especies parecidas entre si (Tringas, Thalassarches, Diomedeas, etc.) o algunas especies complejas (Buteos, Pachyptilas, etc.).

El diferente nivel de detalles que se puede encontrar en las fichas, tanto fotográfico como escrito, obedece generalmente a la publicación de datos nuevos, o complejos, como el descripto en el párrafo anterior; y también
a la cantidad de material disponible.

El material extra utilizado va siendo oportunamente agregado a la bibliografía, y en cada ficha figuran las comunicaciones personales y los aportes particulares correspondientes.

Finalmente, q
uienes trabajamos y aportamos en Freebirds lo hacemos porque creemos en ello y
porque entendemos que una herramienta como esta es necesaria. Lo que pretendemos, en definitiva, es acercar este infinito tesoro natural a la gente; con la mayor claridad posible, honestamente y porque nos gusta.

PATAGONIA
El área abarcada

La Patagonia reúne a Carmen de Patagones, en la provincia de Buenos Aires, y a las provincias de Río Negro, Neuquén, Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego en Argentina. En Chile, Palena en la X Región de Los Lagos, la XI Región de Aysén y la XII Región de Magallanes.

Es obvia la existencia de un límite político y dos países, pero también la identidad de una región con sus habitantes, dicho habitantes en su aspecto más amplio. Considerando que suceden diferentes versiones políticas, de mercado y turísticas, que a veces incluyen La Pampa para el caso de Argentina y para el caso de Chile, Chiloé junto al resto de la Región de Los Lagos y eventualmente Los Ríos y la Araucanía; se confeccionó esta herramienta definiendo Patagonia en cuento a su historia, geografía y opinión de sus habitantes. Esto es, para Argentina la región al sur de los ríos Barrancas y Colorado, compuesta por las provincias de Neuquén, Río Negro, Chubut, Santa Cruz, Tierra del Fuego Antártida e Islas del Atlántico Sur y el partido de Carmen de Patagones en la provincia de Buenos Aires; y para Chile la XII Región de Magallanes y de la Antártica de Chile, la XI de Aysén del General Carlos Ibañes del Campo, la XIV de de Los Ríos, la X de Los Lagos y la IX de La Araucanía.

No obstante lo anterior, las especies indizadas exceden los límites de Patagonia. Las patagónicas están claramente resaltadas, pero pueden encontrarse muchas más. Esto se debe a que por un lado, para comprender el todo hay que comparar especies; y por otro lado, las especies se mueven y el flujo desde los trópicos hacia los polos es constante, por eso se consideran también las especies liminales, aunque debidamente señaladas en el índice y los mapas de distribución.

ORDEN DE LAS ESPECIES

El criterio está basado en la taxonomía propuesta por Birdlife.

MAPEO Y DISTRIBUCIÓN

Para confeccionar las distribuciones se trabaja con datos de primera mano. Para tal fin se utilizan dos recursos complementados que arrojan resultados actualizados y bastante exactos. En primer lugar la plataforma de EcoRegistros, donde se documentan y cargan datos permanentemente, la que a su vez genera instantáneamente mapas de distribución que se enlazan con Aves Patagónicas. En segundo lugar, para los mapas completos que se van incluyendo, se trabaja en capas por ambientes a partir de fotografías satelitales, con las que se van corrigiendo los ambientes naturales y, consecuentemente, las distribuciones.

En el caso de las especies pelágicas y u oceánicas, se señalan los sitios de reproducción y se marcan las distribuciones comprobadas aproximadas. Para Albatros y Petreles se utilizaron los datos de distribución de ACAP, Birdlife y H. Shirihai. Para los pingüinos se utilizaron los datos de distribución de HBW y Birdlife. En todos los casos se sumó la información local disponible.


LOS NOMBRES DE LAS ESPECIES
Los Nombres Científicos

El motivo de ser de los nombres científicos es lograr que nos entendamos. Es vital unificar un criterio para lograr  una misma visión global, y que todos en el planeta podamos hablar de una especie determinada sabiendo con exactitud a cual nos referimos. A tal fin se utilizan lenguas muertas, mayormente latín, y la razón es sencilla: Las lenguas muertas no cambian con el tiempo.

Pese a esto, los nombres científicos cambian. Esta dinámica en ocasiones está generada por reasignaciones taxonómicas fruto de nuevos descubrimientos o por la recategorización como especies de otras que antes se consideraban subespecies. Sin embargo, otras veces los cambios son fruto de las diversas opiniones de taxónomos que privilegian la nueva información obtenida por sobre la razón de ser del nombre científico: Entendernos; y es así que una misma especie puede llamarse de diferentes formas en distintos países y aún en distintas regiones dentro de un mismo país, dependiendo esto del grupo de gente que se refiera a la misma.

También es frecuente el caso de especies afines y pertenecientes a un mismo género que son reagrupadas en un nuevo género, por los motivos que fueran, indiscutibles o discutibles; y que en otras partes del mundo continúan agrupadas en el género original, o en un tercero, dando la impresión de que son especies muy diferentes cuando en realidad están estrechamente emparentadas.

Por lo expuesto, y con la intención de evitar las "modas taxonómicas" y encontrar un hilo conductor viable para reforzar la unificación global, se ha alineando la taxonomía con la utilizada por BirdLife. En las diferentes fichas podrán encontrarse, entonces, los nombres actualizados y a veces el género o la especie utilizado hasta hace poco o propuesto entre paréntesis, de la siguiente manera: "Género (Género) especie" o "Género (especie) especie". En los casos de las subespecies es igual: "Género (especie) especie subespecie" o "Género especie (subespecie) subespecie".


Los Nombres Comunes

El nombre común es el nombre con que se conoce a una especie en una región. Un Podiceps es un Macá en Argentina y en Uruguay, un Pimpollo en Chile y un Somorgujo o Zampullín en otros países de habla hispana. Un Jilguero en Buenos Aires es una especie, en Córdoba es otra y en Chile otra. Esta diversidad de nombres hace a la riqueza cultural de las distintas regiones y países y merece conservarse. Por lo que en este trabajo se trata de rescatar la mayor cantidad de nombres comunes posibles, nombrando a las especies como se las conoce en los lugares donde son más frecuentes. Por el mismo motivo no se adhiere a la creación de listas patrón de nombres comunes y si se fomenta el concepto federal de nombres comunes por regiones.

La palabra "Común" en los nombres de las especies

Las especies "comunes" no son comunes para todas las personas y todas las regiones, por lo que salvo que hablemos de lugares geográficos muy puntuales, las especies "comunes" no existen. Por poner un ejemplo, el Picaflor "Común" o Picaflor "Verde de Pico Rojo" o "Esmeralda de Pico Rojo" (diferenciándolo de otros "Esmeralda" afines), es común en algunas partes de Argentina y Uruguay, pero en muchos sitios es más frecuente ver al Picaflor Bronceado; en Patagonia y en el centro y S de Chile el Picaflor "Común" es el Picaflor Rubí o Pingüirita, etc. Lo mismo pasa con tantas especies como el Aguilucho "Común" o la Remolinera "Común" ya que en muchísimos lugares son más comunes otros Aguiluchos y otras Remolineras; aparte de que al ser polimórficas poco tienen de comunes.

En Aves Patagónicas, por lo tanto, no se utiliza la palabra "Común" para referirse a especie alguna, y se alienta a la gente a que deje de utilizarla y haga un esfuerzo por rescatar la infinita diversidad cultural de los nombres locales y originarios.


Mariano Costa
 

Copyright ©2006-2020 Mariano Costa | Aves Patagónicas | Proyecto Freebirds | - 22 mayo 2020