Pardela Grande Cory's Shearwater
Calonectris
borealis  (Cory 1881)

Procellariidae
Shearwaters Pardelas

Océano Atlántico, 78 km al este de Mar del Plata


C. diomedea y C. borealis estuvieron previamente agrupadas como C. diomedea, la aceptación de su separación en especies es reciente y habría ocurrido en alopatría por contracción de su área durante el Pleistoceno (Reyes et al. 2016)

Otros Nombres: Pardela Atlántica, Pardela Canaria, Pardela Cenicienta Atántica, Pardela de Cory. Bobo Grande (BR)

Posible Confusión:
Muy parecida a la más pequeña Pardela Cenicienta (Calonectris diomedea) y también a la Pardela de Cabo Verde (Calonectris edwardsii). C. borealis es la más grande de las tres, un 46% mayor en masa cororal que C. diomedea (Reyes et al. 2016)

En C. borealis, el blanco de las tapadas termina en forma redondeada en las primarias, mientras que en C. diomedea termina en forma de cuña que ingresa en las primarias (Jorge La Grottería Com. Pers.).


Izquierda C. borealis, Derecha C. diomedea

Gráfico: Adriana Cáceres Figueroa, 2014.

C. edwardsii es la más pequeña y además en el campo puede diferenciarse fácilmente de las otras por el pico oscuro (Jorge La Grottería Com. Pers.). C. diomedea y C. borealis superponen distribución. C. edwardsii solo en parte.

Tiene una envergadura media de unos 126 cm. Es la más robusta de las Calonectris. Existe un leve pero claro dimorfismo sexual en tamaño, siendo los machos en promedio un 10% más pesados que las hembras (Reyes et al. 2016)

Ecología:
Se reproduce en las Islas Azores y de Madeira (85% de la población) y en las Islas Canarias (15% de la población) (Birdlife 2016) Recientemente ha expandido su área hacia el norte 500 km, encontrándose en 2007-2008 tres nuevas colonias en Galicia (islas Cíes, Sisargas y Coelleira) (Reyes et al. 2016)

En las islas Chafarinas C. borealis se reproduce de forma simpátrica con C. diomedea e incluso se forman parejas mixtas entre ambas especies.
Forman sus colonias de cría en islas, islotes y acantilados costeros, situando los nidos en túneles o grietas, a menudo dentro de cuevas calizas o volcánicas o en pequeñas galerías excavadas por ellas mismas. Acuden a las colonias durante la noche. Es una especie altamente monógama, retornando a la misma colonia de cría y utilizando el mismo nido a lo largo de los años.
La llegada a las zonas de cría comienza a finales de febrero y principios de marzo, las cópulas se dan en abril, y la puesta, de un único huevo sin reposición, ocurre en mayo. La incubación abarca unos 53 días, mientras que el cuidado del pollo desde la eclosión hasta el abandono del nido dura unos 90-99 días, participando ambos sexos en todo el proceso.
La tasa media de supervivencia tras el primer año de vida es del 52%. Los jóvenes vuelven a la misma colonia o a alguna próxima a los cinco años, aunque muchos de ellos no crían por primera vez hasta los seis a nueve años (Reyes et al. 2016)

Las principales zonas de invernada se sitúan en las corrientes de Benguela y de Agulhas, desde las aguas frente a Namibia hasta el Canal de Mozambique, ya en el océano Índico, en la corriente de Canarias, frente a las costas del Sahara Occidental, Mauritania y Senegal, y también en la confluencia entre las Corrientes de Brasil y Malvinas, sobre la plataforma continental frente a las costas de, Argentina, Uruguay y sur de Brasil (Reyes et al. 2016).

Conservación:
La especie se encuentra amenazada por los impactos de mamíferos introducidos: Ratas, gatos y ratones y muestra un marcado aumento en el éxito reproductivo al practicarse control de estos mamíferos. Otras amenazas incluyen la caza furtiva de pichones: 500 a 1.500 pollos capturados anualmente en la isla de Santa María, Azores, y por la mortalidad de las crías causadas por las luces artificiales  (Birdlife 2016).

La captura incidental por las pesquerías de palangre contribuye a una disminución de la probabilidad de supervivencia de los adultos durante la temporada de reproducción. La especie también sufre el impacto de la captura incidental en su rango no reproductivo. Es una de las principales especies de aves marinas capturadas en forma incidental por la flota de palangre española en el Mediterráneo.

A escala mundial, el 90 % de los Albatros y Petreles se encuentran en peligro de extinción. Los motivos son lo restringido, y consecuentemente delicado, de sus áreas de reproducción y los peligros que enfrentan en alta mar: Palangres y otros tipos de sistemas de pesca que los capturan accidentalmente.


Alimentación: Calamares, peces, etc. Para capturar a sus presas eventualmente se sumergen y bucean.

La dieta es principalmente calamar, que obtiene en superficie. Es atraído por los deshechos de los buques de pesca de arrastre.

Hábitat: Pelágico. Oceánico.

Distribución: Se distribuye por el Océano Atlántico, desde Argentina a Sudáfrica hasta la costa este de U.S.A. y la costa oeste de Europa. Ingresa en el Mediterráneo.
 

Status de conservación:
Lista Roja UICN: LC (Preocupación Menor)



Agradecimientos a Jorge La Grottería

Volver a Procellariidae Back to Shearwaters

Costa Mariano, La Grottería Jorge. 2018. Pardela Grande Cory's Shearwater Calonectris borealis  (Cory 1881) © 2006-2019 Mariano Costa - Aves Patagónicas - Proyecto Freebirds - Actualizada 17 abril 2019