Pingüino Magallánico Magellanic Penguin
Spheniscus magellanicus
(Forster, 1781)

Spheniscidae
Penguins Pingüinos

Mariano Costa

M. Psla. Valdes, Chubut Juvenil Puñihuil, Chiloé, RX, CL
   
Psla. Valdes, Chubut   H.    
         
   
Psla. Valdes, Chubut   Juveniles en la colonia. Puñihuil, Chiloé, RX, CL


Otros Nombres: Pingüino Patagónico, Pingüim-de-magalhães (BR)

Mide unos 44- 70 cm. Sexos levemente distintos.

Posible confusión: Podría confundírselo con algunas especies como el Pingüino del Cabo (Spheniscus demersus) o el Pingüino de Humboldt (Spheniscus humboldti), que esporádicamente llegan a nuestras costas.

Actitudes: Camina muy lentamente y nada con gran habilidad. En el agua alcanza velocidades y efectúa maniobras sorprendentes, comparables con las de un cetáceo o un pez. Su cuerpo fue evolucionando para tal fin y presenta una eficiente forma hidrodinámica.

Ecología: Se aparea de por vida, o al menos por varios años. Conforma colonias de nidificación que pueden llegar al millón de individuos. Nidifica desde Malvinas y Tierra del Fuego hasta Chubut (Psla. Valdés) y se distribuye hasta Buenos Aires y Uruguay.
El seguimiento por satélite en la época de incubación demostró que los pingüinos se alimentaban más de 100 km y a veces hasta 600 km de sus colonias. Muestran una alta fidelidad a su lugar de nidificación y casi todos regresan a la colonia en la que nacieron. La mayoría utiliza la misma madriguera año tras año.

Alimentación: Peces

Hábitat: Marino. Costas patagónicas y del sur de Chile en épocas de apareamiento y cría.

Distribución: Mar Argentino en el océano Atlántico. Costa Patagónica desde Malvinas y Tierra del Fuego hasta Chubut. Eventualmente más al norte, pudiendo llegar a Uruguay y a Brasil. Ocasionalmente en el sur de Chile por el Pacífico.





Status de conservación:
Lista Roja UICN: NT (Casi amenazada).

Su estatus de conservación es delicado.  La población mundial se estima en aproximadamente 1.300.000 parejas. 950.000 a lo largo de la costa argentina, 100.000 en las Islas Malvinas y 200.000 en Chile, pero las tendencias de población difieren entre las diferentes colonias. Las colonias más grandes han disminuido durante la última década y otras pequeñas han crecido.

La colonia de Caleta Valdés aumentó de dos parejas en la década del 60 a 26.000 en la década del 90, la colonia de Isla Deseado se ha más que duplicado entre 1986 y 1996 y la colonia en Punta Tumbo ha disminuido casi un 30% desde 1987 debido a una alta mortalidad de ejemplares. La colonia de Cabo Vírgenes se ha mantenido estable durante al menos los últimos 10 años. En las Islas Malvinas la población ha disminuido casi un 50% desde la década del 80.

Si bien los datos son insuficientes las tendencias muestran una disminución general y hay descensos significativos en algunas áreas. La mortalidad es importante debido a una amplia variedad de amenazas como el enmalle  accidental en las redes de pesca y los derrames de hidrocarburos.

Su ciclo transcurre casi todo el año en el mar. Sale de este en la época de apareamiento y nidificación para conformar el nido en las costas. Una vez efectuada la puesta de huevos uno de los integrantes de la pareja se queda empollando y el otro regresa al mar para alimentarse y engordar, esto puede durar semanas y hasta que no regresa, su pareja no se mueve del nido. Si durante esta maniobra el pingüino que fué a alimentarse muere enredado en una red de pesca  o intoxicado con hidrocarburos, su pareja se quedará esperando en vano y probablemente morirá de hambre junto a su pichón.

Causas de mortalidad detectadas: La principal amenaza parece ser la contaminación por hidrocarburos, que se cree que mata a más de 20.000 adultos y 22.000 jóvenes cada año en las costas patagónicas y en el terreno de invernada de la población de Malvinas. En las islas, se prevé un aumento de la mortalidad debido a la extracción de petróleo mar adentro.

El enmalle accidental en las redes de pesca, en particular en la Patagonia, pero no existe un mecanismo para cuantificar este impacto.

En Punta Arenas, Chile, los pingüinos son cazados para carnada.

En algunas islas se produce depredación por parte de zorros, ratas y gatos.

En algunos sitios localizados se produce recolección de huevos.

En varias colonias el turismo también puede perjudicarlos.

El fenómeno climático de El Niño puede causar perturbaciones en todo el rango de reproducción. Si los regímenes de precipitación en las colonias de nidificación resultan en más de 65 mm. de lluvia anual, la mayoría de los pollitos morirá debido al derrumbe de la madriguera y a la hipotermia.

Volver a Spheniscidae Back to Penguins

© 2006-2018 Mariano Costa - Aves Patagónicas - Proyecto Freebirds - Actualizada 22 octubre 2018